sábado, 6 de julio de 2024

TRES PASAJEROS DESESPERADOS

 

                    


     El hombre paró el taxi con semblante demudado, siga a ese coche le dijo al chofer. El taxista lo miró por el espejo retrovisor y le dijo, ¿a quién sigue? A mi mujer, que está con otro hombre en ese automóvil. ¿Y ya sabe qué va a hacer? La cabeza gacha del pasajero le dio una esperanza. No, yo hice lo mismo hace poco tiempo. Entonces vaya a su casa y tómese un whisky, después se va a sentir mejor. Lo llevó de vuelta y no le cobró.

     La anciana extendió apenas la mano y paró el taxi. El chofer arrimó a la vereda para que ella ascendiera. En cuanto se sentó comenzó a llorar. Señora, ¿puedo ayudarla en algo? No, gracias señor, muy amable, es un tema de familia. Ah! Disculpe que me meta, ¿alguna enfermedad? No, es de paternidad. ¿Cómo es eso? Mi hijo se acaba de enterar de que su padre no era quien creía, tuve un amor de juventud antes de casarme. Y ahora no quiere ni verme. Déle tiempo, señora, no llore por anticipado, esas noticias son fuertes para deglutirlas de una. ¿Le parece? Por supuesto, ya va a ver que mañana o pasado la llama. Muchas gracias, señor, me quita un poco la angustia que estoy viviendo. No es nada, y para que se sienta mejor, ¡no le cobro el viaje!

       La adolescente paró el taxi de madrugada, tiritando de frío. El taxista la miró y se compadeció. ¿Adónde vas? Mire señor, el tema es que no tengo dinero, mi papá se enojó conmigo porque me escapé para ir a bailar sin su permiso, lo llamé pero me dijo que me arregle, no quiso venir a buscarme. Así que le pido que me lleve y ahí veo que mi mamá le pague el viaje. El chofer respiró hondo y pensó: El tercer viaje del día con quilombos y yo siendo generoso con todo el mundo, ¡hoy sí que perdí como en la guerra! ¡Y por boludo!       

30 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Afortunadamente queda siempre gente así, un abrazo Susana!

      Eliminar
  2. Todavìa queda mucha gente generosa.
    Besos Cristina

    ResponderEliminar
  3. Y lo a gusto que de queda tras poder ayudar
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que este hombre se sentirá mejor pasado el primer momento, un abrazo Alfred!

      Eliminar
  4. ¡Qué historias tan bonitas como humanas!
    Genta así existen y he disfrutado leyéndote.
    Nos deja un buen sabor de boca.
    ¡Ya estoy por aquí de nuevo, vendré poco a poco!
    Muchas gracias por tu interés y fiel seguimiento.
    Muchos besotes, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maricarmen! Espero que ya estés mejor, sí, gente como esta es lo que se necesita para sentirnos bien, un abrazote!

      Eliminar
  5. Tendrá compensación su buen corazón. ¡Seguro!
    Muy buena entrada.
    ¡Un abrazo grande, Cristina!

    ResponderEliminar
  6. Amiga ¡qué bueno debe ser encontrar un boludo así más seguido! jaja. Pero lo cierto es que actitudes así tan sensibles no se encuentran fácilmente.
    Hiciste una muestra de buena imaginación, tres historias tacheras muy entretenidas.
    Gracias por publicarlas, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eukel, sí a veces uno se reconcilia con la vida, un abrazo!

      Eliminar
  7. Muy bueno. Si los taxis hablaran... los taxistas también deben tener mil anécdotas para contar. Hay gente para todo. Ha quien te hace una gauchada y quien te manda a ya se sabe donde. Aunque no se si habrá uno que haga tres favores en un mismo día. Bien por el chofer. Buena historia. Te mando un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Buenas personas hay en todos los colectivos, este lo era.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Buena persona y generosa ese chofer. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, puede que no llevase dinero a casa, pero "arregló" las cosas de otros.
    El bien hacer a los demás, suele conllevar profunda satisfacción.
    Abrazos Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que después de ese primer momento se habrá sentido así, un abrazo Ernesto!

      Eliminar
  11. Excelente relato María Cristina! Me encantó!
    Te dejo mi abrazo...

    ResponderEliminar
  12. Y que ejemplo de persona, como deberíamos ser todos

    Paz

    Isaac



    ResponderEliminar
  13. Te deseo un buen fin de semana. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  14. Saludos María Cristina. Bendecido Domingo. Abrazos.!!

    ResponderEliminar
  15. Gente como el taxista quedan pocos , suerte que tuvieron esas personas de encontrarlas. Un abrazo y gracias por visitar mi blog y comentar.

    ResponderEliminar